Información para Educadores y Cuidadores

Esta información, ha sido creada para ayudaros a entender las necesidades particulares de un niño con PBO.

Algunos niños con PBO pueden tener dificultad durante un tiempo para poder realizar todos los movimientos, por ello, los educadores debemos ayudar a potenciar y trabajar algunas áreas con actividades sencillas de la vida diaria del niño.

EN LA GUARDERÍA, TIEMPO DE ACTIVIDAD Y RUTINAS DIARIAS (de 0 a 3 años)

Realizaremos juegos en los que se potencie el uso del brazo y la mano lesionados. Ejemplos:

  • Se pueden realizar palitos con diferentes tipos de texturas (terciopelo, rugoso, liso, áspero, etc.) Los pasaremos con suavidad desde el hombro hasta la palma de la mano con el fin de potenciar la sensibilidad.
  • Ofreceremos diferentes juguetes sonoros para que intente alcanzarlos y que los agarre con la mano.
  • Cuando comienza la etapa del arrastre colocaremos al bebé en un extremo sobre una manta y a su visión algún juguete atractivo para que quiera alcanzarlo. Si al principio le cuesta deslizarse ayudarle tirando de la mantita para que sepa cómo hacer para llegar hasta él.
  • En la etapa del gateo ayudaremos al bebe colocándolo sobre un rulo ayudándole a apoyar las manos. (Sería importante que en el caso de estos niños tardaran en ponerse de pie para que gatearan durante el mayor tiempo posible, ya que les ayuda a fortalecer y tener una buena extensión de brazo).
  • Cuando tomen biberón o beban en vaso debemos intentar que lo agarren con ambas manos y les ayudaremos al principio a llevarlo a la boca en la posición correcta.
  • Jugando en el suelo con construcciones podemos trabajar el brazo de dos formas: una que con esa mano vayan haciendo bloques y torres. Y cuando lo quiera hacer con la otra mano aprovechar para que apoye la otra con la palma de la mano abierta y con una extensión completa.
  • El niño con PBO puede tener en algunos casos mayor dificultad a la hora de realizar tareas que requieran de una mayor motricidad fina como: llevarse bien la cuchara a la boca, coger pinturas gruesas etc. En estos casos los educadores debemos ser más flexible y en algunos casos el aprendizaje puede tener un proceso más largo.
  • Reforzaremos la autonomía a la hora de vestirse o desvestirse, y cuando se comience a quitar el pañal aprovecharemos para intentar que se suba y baje solo el pantalón, etc.

Conclusión:

Es muy importante incentivar a que use siempre la mano y/o brazo lesionado. En todo momento los educadores debemos animar al niño a seguir a conseguir el objetivo trazado y reforzarle y valorarle su esfuerzo.

EN EL COLEGIO, TIEMPO DE ACTIVIDAD Y RUTINAS DIARIAS (a partir de 3 años)

En un niño con PBO si el brazo dominante es el que tiene la lesión, el niño intentará adaptarse usando el brazo y la mano no dominante.

Por ejemplo, si su brazo lesionado es el derecho intentará normalmente pintar con la izquierda. Los educadores debemos potenciar que pinten cada vez con una mano. O pasar las páginas de un libro con ambas etc. Incentivar que use siempre también la mano y/o brazo lesionado.

  • A la hora de cargar algo de peso, como puede ser una mochila, debemos intentar no recargar gran peso sobre el hombro del brazo afectado, intentar equilibrar sobre ambos.
  • El niño con una PBO puede tener en algunos casos mayor dificultad a la hora de realizar tareas que requieran de una mayor motricidad fina como: recortar dibujos o escribir letras, etc. En estos casos los educadores debemos ser más flexible dado que  en algunos casos el aprendizaje puede tener un proceso más largo. En todo momento como educadores debemos animar al niño a seguir y a conseguir el objetivo y reforzarle y valorarle su esfuerzo.
  • A algunos niños les puede costar un poquito más a la hora de abrocharse y desabrocharse botones o ponerse la chaqueta. En estas situaciones se ha de colaborar y ayudar al niño y enseñarle técnicas diferentes para que poco a poco lo vaya realizando de manera más autónoma. También, puede ser aconsejable, en edades entre 3 y 4 años que los papás les pongan pantalones con gomas en vez de botones, les dará mayor autonomía y a la vez seguridad en sí mismos al no necesitar la ayuda de los educadores, por ejemplo, para ir al baño. Así como usar zapatillas con cintas velcro en vez de cordones; así ellos solos pueden quitárselas y ponérselas.

Conclusión:

Esperamos que esta información os pueda ayudar a resolver situaciones que puedan surgir en un ambiente escolar con un niño afectado con PBO. Nuestro objetivo es ayudar a los niños a alcanzar su máximo potencial y crear una imagen positiva de sí mismos, dándole siempre las herramientas necesarias para conseguirlo en un entorno de cariño y confianza.

CUESTIONARIO (a entregar los educadores)

  1. ¿Qué es una PBO?
  2. ¿Qué brazo tiene PBO?
  3. ¿Necesita ayuda el niño con actividades de la vida diaria?
  4. ¿Qué mano suele utilizar para pintar, comer, escribir?
  5. ¿Qué actividades o situaciones hay que evitar?